Sensibilización sonora para niños

Descargar página como PDF


   

¿Por qué? Justificación

La música es un recurso indispensable en el desarrollo del ser humano que involucra todas la áreas desde la física hasta la emocional a la hora de ejecutarla; por ello es fundamental conocer sus beneficios y entender cual es la mejor metodología para poder involucrar desde los niños hasta los adultos de una manera más efectiva y activa.

La escucha musical se relaciona primero con las estructuras subcorticales del cerebro, como los núcleos cocleares, el tronco cerebral y el cerebelo. Desde ahí, actúa sobre la corteza auditiva, en ambos lados del cerebro. Cuando se escucha música, se activan los centros de memoria cerebrales, como el hipocampo y los centros del lenguaje en los lóbulos frontal y temporal. Pero si además practicas música, el lóbulo frontal, el córtex sensorial y el córtex motor se activarán también. Esto sucede porque al tocar se requiere una coordinación y control motor, el tacto somatosensorial y la información auditiva que muchos músicos reconocen tener, les hace desarrollar una gran habilidad para utilizar ambas manos, en comparación con el resto de personas. El gran número de redes que conectan las dos áreas motoras entre ambos hemisferios forman fibras gruesas al interconectarlas, haciendo que sean de mayor tamaño en músicos que en no músicos.

El Dr. Charles Limb, de la Johns Hopkins University de EEUU, se tomó el trabajo de desarrollar un intenso estudio durante toda una década, observando la actividad cerebral de músicos de distintos estilos al improvisar. Junto al científico e investigador Allen Braun, del NIH, Limb sometió a pruebas de resonancia magnética a numerosos músicos durante la improvisación. Con las imágenes resultantes los científicos observaron que durante la improvisación, la actividad cerebral presentaba peculiares cambios, especialmente en las regiones superiores del cerebro y en los centros de inhibición del mismo. Éstos últimos muestran una reducción significativa en sus actividades.

Según los científicos, estos estudios permitieron descubrir que la región de la corteza prefrontal dorsolateral del cerebro, una gran región de la parte frontal del mismo, mostró desacelerar sus actividades durante la improvisación. Esta parte del cerebro está fuertemente relacionada con las acciones planificadas y las de autocensura. Al bajar la actividad en esta parte del cerebro, la inhibición a la que nos encontramos permanentemente sometidos durante el aprendizaje convencional, responsable del miedo a equivocarse y su consiguiente paralización se disipa o se amortigua significativamente.

Este es uno de los problemas que impiden el desarrollo musical desde la niñez, el miedo al equivocarse, al compararse o al exigirles resultados casi inmediatos. Los estudios nombrados con anterioridad nos muestran como una metodología basada en la improvisación y en el acercamiento lúdico al sonido rompen con esta problemática.

En otras culturas, la música es una experiencia vital, ligada al disfrute, que tiene lugar en comunidad, como un forma de diversión.
Allí el virtuosismo no es un fín en sí mismo y, de alcanzarse, se produce de una forma mucho más orgánica, más allá dd la corrección, del error y de la repetición compulsiva.
En la actualidad la pedagogía musical suele descuidar en nuestra cultura la motivación, basándose en un aprendizaje memorístico y vertical. Entendemos que, aunque esta pedagogía, pueda ofrecer resultados en la formación de un tipo determinado de profesionales de la música no muy comprometidos con la creación musical, no puede ofrecer buenos resultados en la experiencia general de las personas con el juego musical, mermando por tanto los beneficios que la música puede producir en el ser humano por su mera práctica.

¿Qué es? Naturaleza del proyecto

Este programa se plantea como un proceso de sensibilización con el sonido, utilizando la improvisación como un elemento catalizador del juego musical, imprescindible para obtener una adecuada motivación.
Dicho programa se desarrollará en un espacio de empatía mutua y colaboración entre los participantes.

¿Qué queremos conseguir? Objetivos

1. Sensibilizar sobre la importancia de la música y sus beneficios a través de la práctica lúdica de la misma.
2. Conocer aspectos fundamentales de la música a través de la experimentación y la improvisación musical
3. Incrementar la capacidad auditiva por medio de la adecuada escucha del sonido y su naturaleza.
4. Promover la creatividad individual y colectiva a través del desarrollo de sus propios sonidos e instrumentos
5. Favorecer la comunicación y la expresión de ideas mediante la creación de un clima de colaboración.
6. Incrementar una adecuada motivación individual con una metodología basada en el juego y la progresión individual.
7. Promover el sentido de responsabilidad a través de la dirección de su propio proceso de aprendizaje.
8. Favorecer el desarrollo psicomotor y de coordinación a través de la construcción y ejecución de instrumentos.
9. Afirmar una autoestima positiva al ser protagonistas de su aprendizaje y observar los logros adquiridos.

¿Como lo vamos a hacer? Metodología

La metodología a seguir en este programa es la parte fundamental para la conseguir cumplir de una manera efectiva nuestros objetivos, además es lo que determina una nueva forma de acercamiento a la música muy distinta de lo que en la actualidad se esta realizando.
La metodología esta basada en una participación activa a través de la creación de un espacio de colaboración donde los participantes podrán desarrollar su acercamiento y aprendizaje musical; llevándoles a un autoaprendizaje compartido.

Esta metodología se realizara con el juego como elemento fundamental y esencial en la vida
de los niños promoviendo una motivación continua para acercarles a un aprendizaje significativo. Los profesionales intentarán aproximar a cada niño a este aprendizaje teniendo en cuenta sus diferentes ritmos y peculiaridades, aprovechando los errores, motivando sus logros, favoreciendo su curiosidad, teniendo en cuenta sus motivaciones previas, haciendo del aprendizaje algo lúdico y manteniendo activo al niño en todo el proceso.
La transmisión de los conocimientos musicales se irán en buena medida descubriendo por los propios niños a través de las pautas de los profesionales y la improvisación musical, estos tendrán un papel de conductores en un proceso de enseñanza horizontal.

Areas de contenido:

Improvisación musical: La improvisación musical es una práctica a través de la cual se crea y ejecuta música de forma espontánea sin que haya sido escrita con anterioridad.

Construcción de “instrumentos amigables”: Se trata de instrumentos creados con el fin de que puedan ser fácilmente ejecutados y permitan una inmediata estimulación musical satisfactoria que ayude a los niños a disfrutar con la música.
Dichos instrumentos no solamente sirven para que los niños puedan tocar sino que les involucran en un proceso de construcción que les permite concebir la idea de que el sonido puede buscarse a través de una exploración de los materiales y de las formas aproximándoles a un conocimiento empírico mucho más asequible para ellos de las leyes de la acústica.

Sensibilización sonora: podemos enseñar solfeo a un crio, le podemos poner diez o quince profesores de música, podemos regalarle el mejor de los instrumentos, que seguramente conseguirá aprender a tocar, reproduciendo fielmente las notas musicales; pero, sin una sensibilización previa que lo alimente, sin el estímulo adecuado, difícilmente podrá disponer de la pasión y entrega necesarias.

Juego musical: Estudiamos la música a través de la improvisación con cuerpos sonoros que encontramos en nuestra vida cotidiana. Creamos e innovamos fomentando un espíritu de iniciativa, que sean los alumnos los que manipulen y los que crean el sonido, el ruido o incluso el silencio. Se trata de una manera de trabajar que relacionamos en gran medida con el juego, porque en la etapa infantil la mejor manera de fomentar la participación es a través del juego.

Observación pedagogica: El equipo que imparte el curso cuenta con observadores especializados que pueden realizar un análisis comportamental de las reacciones de cada niño en un entorno de creatividad y de sociabilidad y planificar con los docentes acciones que ayuden a reforzar aquello que se considera importante para estimular el proceso individual y el desarrollo de la experiencia grupal con los otros miembros. Además es un elemento fundamental para nuestra propia evaluación y el análisis de esta nueva metodología musical.

Si estas interesado en recibir más información, rellena el siguiente formulario:

0